Fundamentos sobre la forma

Fundamentos sobre la forma

TRES TIPOS DE MOVIMIENTO

1. ELEVACIÓN

Podemos dividir los peinados en dos tipos de corte: recto y liso o degradado/a capas. Si no quieres que tu pelo tenga un aspecto recto y liso, entonces tienes que levantarlo o elevarlo. La elevación es un movimiento ascendiente y descendiente. Para levantar el pelo, sujeta una sección hacia arriba sin cambiar su posición de caída natural. Luego, corta el pelo y suéltalo. Caerá hacia abajo sin ningún movimiento lateral. Lo que crea
La elevación crea un degradado. Un peinado acabado tiene o bien un corte recto o bien un degradado o capas. Para ayudarte a recordar el movimiento de la elevación piensa en un ascensor. Se mueve de arriba abajo y no de un lado al otro. Si después de cortar el pelo quieres que caiga directamente siguiendo su posición de caída natural, el cliente tiene que mantener la cabeza recta. Si la cabeza está hacia delante, el pelo no estará en su posición de caída natural. Si estás dándole una forma que requiere que todo el pelo esté levantado de manera horizontal, asegúrate de que todas las secciones estén levantadas con el mismo ángulo para conseguir un acabado uniforme.

2. SOBREDIRECCIÓN

El movimiento de sobredirección es lateral. Si no respetamos la posición de caída natural del pelo y lo movemos hacia el lateral, lo estamos sobredireccionando. Si coges el pelo de detrás de la oreja y lo diriges hacia el centro posterior, estás efectuando un movimiento lateral.
Lo que crea
La sobredirección crea longitud y anchura en la dirección opuesta. Si el pelo se mueve de delante hacia atrás, tendrá un largo mayor en la parte delantera. Si se mueve de detrás hacia delante, será más largo en la parte trasera.

3. ÁNGULO DE LOS DEDOS

El movimiento del ángulo de los dedos actúa en el interior y en el exterior. Los dedos determinan el ángulo con el que se cortará el pelo. Si quieres ajustar el volumen o la profundidad al darle forma al pelo, adapta los dedos o el ángulo de su posición. Trabajar con los ángulos de los dedos
El ángulo de los dedos aporta volumen y profundidad a la forma del pelo. Al mirar el ángulo de los dedos desde la parte delantera, si colocas los dedos en la zona lateral y los inclinas en diagonal HACIA la barbilla y HACIA EL EXTERIOR desde la parte superior de la cabeza, el volumen debería estar en la parte de arriba de la forma. ¿Qué pasa si cambias el ángulo de los dedos? Si tomamos este ejemplo, el ángulo diagonal de los dedos está invertido. Ahora los dedos están colocados HACIA EL EXTERIOR desde la barbilla y HACIA la parte superior de la cabeza. En este caso, el volumen estaría abajo.

CONCLUSIÓN

Aunque pensemos primero en la elevación, luego en la sobredirección y por último en el ángulo de los dedos, todos estos momentos no ocurren de manera independiente sino simultánea. No tiene sentido que levantemos el pelo y lo sobredirijamos hacia el lateral para después intentar colocar los dedos en el ángulo adecuado porque perderíamos el control del pelo y el resultado final sería impredecible. Si queremos conseguir la forma y la precisión en la línea de degradado previstas, tenemos que efectuar todos los movimientos a la vez.